miércoles, 4 de enero de 2012




FRENTE AL MAR

Hoy me acerqué a tu vera mar amado
y por tu orilla caminé descalza.
Una vez más, mi pecho desolado,
te preguntó: ¿qué fue de mi esperanza?

Una vez más miré tu cielo oscuro,
de millones de estrellas tachonado
y relajé mi rostro siempre duro,
añorando esperanzas del pasado.

Recordando que un día fui dichosa,
al creerme querida y anhelada,
mi alma soñó con una vida hermosa
y hoy mi ilusión, la tengo congelada.

Porque helados están mis sentimientos,
que el amor dejó solos, ¡ya hace tanto!
vuelven a mì los viejos sufrimientos
y no puedo evitar verter mi llanto.

Pero aunque sufra y desgrane mi tristeza
y mi pobre alma se quiebre en mil pedazos,
viéndote a ti, y a toda tu grandeza,
no puedo más que estrechar contigo lazos.

Porque aunque frente a ti surja mi pena
y me ahogue el dolor, y suelte el llanto,
nunca más cerca de Dios me siento plena,
ni sé en otro lugar que Él me ama tanto.

Y puedo allí pedirle frente a frente,
que cuando llegue el final de mi existencia,
esperando a mi alma esté presente
y llene todo mi espíritu su Esencia.

MARGARITA MANGIONE - ARGENTINA

No hay comentarios:

Publicar un comentario